¿Quien soy?

Buena pregunta. Una pregunta que me he ido haciendo durante años y que seguiré haciéndome, porque me considero un ser en evolución constante.
A día de hoy puedo decirte que soy Persona, Hija, Mujer, Pareja, Madre y Doula.< /p>

Persona genuina, abierta, receptiva, empática, sensible, amorosa, sincera y honesta.

Hija agradecida.

Mujer al servicio de las mujeres, despierta y con un gran bagaje de vida detrás de mí.

Pareja dulce, apasionada y alegre.

Madre atenta, tierna, salvaje e instintiva.

Doula plenamente entregada a mi profesión que es, al mismo tiempo, mi vocación de vida.

Comments Box SVG iconsUsed for the like, share, comment, and reaction icons

No sabía en lo que me estaba metiendo cuando entré en la maternidad.
Y años después, todavía no lo sé realmente.
Pero tú tampoco.
A veces se me olvida.

Hablo de mis embarazos e historias de nacimiento.
Qué intensos, y desafiantes fueron, sin embargo, siguen siendo las experiencias más hermosas que he tenido.
Hablo de la sangre, dulces lágrimas, que llevan a tal alegría.
La entrada de un nuevo capítulo para mi como madre, o una madre que renace con cada uno.

Pero tú también estabas allí.
Un padre que nace y renace con cada embarazo y parto.
Estuviste allí conmigo a través de todo, viviéndolo conmigo. A mi lado.
Estabas allí en las profundidades de lo desconocido, preguntándote qué seria, podría o “debería” significar todo esto.
Preocupado por mí, y por los amores de tu vida que aún no conocías.

Estabas allí en la niebla del cuarto trimestre, en la misma casa, en tu mismo cuerpo, pero también sacudido por un nivel completamente nuevo de cansancio.

Y has estado allí desde entonces.
A mi lado.
Con nosotros.

La paternidad era nueva para ti.
Y cada año que pasa es nuevo también.
Caminaste a ciegas, y sigues caminando por la borrosa bruma de cada etapa que nos espera,
Tal como yo.

Y aunque lo que experimentamos en nuestro viaje de paternidad no siempre es lo mismo.
No experimentas el embarazo, o el nacimiento como la persona que soy, que lleva y da a luz a nuestros hijos.
Y no importa cuánto nos esforcemos los dos,
Nunca entenderás realmente algunas de mis experiencias como madre,
Así como nunca entenderé algunas de tus experiencias como padre,
Lo que compartimos es lo mismo.

Compartimos la experiencia de amarlos juntos,
De aprender más el uno del otro,
De caminar a ciegas, de la mano, para encontrar nuestro camino a través de nuestras diferentes experiencias de crianza todos los días.

Compartimos en esto,
No solo porque estaba allí.
Pero porque tú también estabas allí.
Siempre has estado ahí.
Y nunca olvidaré eso.
Como padre y marido,
Eres inolvidable.

Poema: Emma Heaphy
Arte: Art by Chloe Trayhurn
... Veure mésVeure menys

Fotos de la publicación de Embarazo consciente ... Veure mésVeure menys

Image attachment

#repost @malasmadres
・・・
✍️“Tener hijos hoy en día es una elección personal, dicen. Vivimos en una sociedad en la que es más fácil justificar que elegimos libremente nuestro destino, que no cuestionarnos los factores que lo condicionan. En el caso de la maternidad no es una excepción, ya que el “mito de la
libre elección” está presente desde el momento en el que se toma la decisión de ser o no ser madre. Lo llamamos “mito” porque tendemos a pensar que elegimos libremente un camino u otro en nuestra
trayectoria vital, pero si indagamos sobre las palancas que nos llevan a tomar una decisión u otra, vemos que existen determinantes sociales que nos condicionan”, este es un fragmento del libro ‘Yo No Renuncio. Mi historia de no conciliación’ de @laurabaenafernandez donde nuestra compañera @maitegosco analiza el deseo de ser madre y la ejecución del mismo.

📣 Hoy hablamos de cómo también renunciamos al deseo de ser madre retrasando la maternidad, renunciando a ella o a tener más hijos.

💬Y tú, ¿has renunciado a tu deseo de ser madre de estas tres formas que os contamos? Os esperamos en los comentarios.
... Veure mésVeure menys

#repost @malasmadres
・・・
✍️“Tener hijos hoy en día es una elección personal, dicen. Vivimos en una sociedad en la que es más fácil justificar que elegimos libremente nuestro destino, que no cuestionarnos los factores que lo condicionan. En el caso de la maternidad no es una excepción, ya que el “mito de la
libre elección” está presente desde el momento en el que se toma la decisión de ser o no ser madre. Lo llamamos “mito” porque tendemos a pensar que elegimos libremente un camino u otro en nuestra
trayectoria vital, pero si indagamos sobre las palancas que nos llevan a tomar una decisión u otra, vemos que existen determinantes sociales que nos condicionan”, este es un fragmento del libro ‘Yo No Renuncio. Mi historia de no conciliación’ de @laurabaenafernandez donde nuestra compañera @maitegosco analiza el deseo de ser madre y la ejecución del mismo.

📣 Hoy hablamos de cómo también renunciamos al deseo de ser madre retrasando la maternidad, renunciando a ella o a tener más hijos.

💬Y tú, ¿has renunciado a tu deseo de ser madre de estas tres formas que os contamos? Os esperamos en los comentarios.

#repost @comadronaenlaola
Los partos duros también existen. También son reales. Tanto como los partos fáciles, rápidos y fluidos.

📸@jufigueiredofotografia
Bebé en posterior que da la forma a este útero con contracción.

Nunca pensamos que nos va a tocar a nosotras. Es lo más lógico. Pero hay que hablar de ellos. Una preparación al parto que solo se centra en el parto ideal. Que solo habla de confianza, de movimiento, como si todo dependendiese siempre de ello, le falta algo. Le falta esta realidad para no pocas mujeres.

Estas mujeres se lo trabajan impresionantemente. Qué fuerza. Qué entereza. Pero llega un punto de agotamiento fisico y emocional que se convierte en sufrimiento. Y necesitamos herramientas. Porque no es culpa suya. Ni depende de su confianza, ni del movimiento. Y tampoco es culpa de los profesionales.

Y aquí los profesionales tenemos mucho que aportar. Porque sí, la mayoría de mujeres parirían perfectamente si las dejamos en paz y solo acompañamos. Pero algunos partos necesitan más.

Y cuando sabes mirar, sabes interpretar, es blanco y en botella.
Parto eterno que no progresa. Bebé que de vez en cuando decelera. Se queja. Dilatación lentísima. Por supuesto que al bebé le falta colocarse. Y la asistencia a ese parto consiste en buscar la manera de ayudar a que el bebé se coloque mejor. Dando tiempos. Cuidando a la madre y al bebé. Quitar ese dolor ya insostenible. Pensar cómo ayudar al bebé a recolocarse. A veces lo conseguiremos y otras no. Pero las mujeres tienen respuestas, herramientas. Y esto es también parte de nuestro trabajo, partear. Y cuando se oía la palabra cesárea desde hacia rato, hay un parto normal, cansado, pero luchado, satisfactorio.

Y si al final hace falta instrumentar o ir a cesárea, bienvenida y necesaria será. Y todos sabremos por qué. Y a veces elaborar el duelo de un parto difícil, será más fácil.

Muchos partos son fáciles. Rápidos. En la misma guardia acompañamos 2 partos de coser y cantar. Y también 2 partos de trabajar y trabajar, de intervenir con cabeza. Y el resultado en los 4, fue maravilloso. Satisfacción para todos❤️.

Hay partos muuuuy fáciles. Y hay partos muuuuy duros.
#biomecanicaintraparto
... Veure mésVeure menys

#repost @comadronaenlaola
Los partos duros también existen. También son reales. Tanto como los partos fáciles, rápidos y fluidos. 

📸@jufigueiredofotografia
Bebé en posterior que da la forma a este útero con contracción. 

Nunca pensamos que nos va a tocar a nosotras. Es lo más lógico. Pero hay que hablar de ellos. Una preparación al parto que solo se centra en el parto ideal. Que solo habla de confianza, de movimiento, como si todo dependendiese siempre de ello, le falta algo. Le falta esta realidad para no pocas mujeres. 

Estas mujeres se lo trabajan impresionantemente. Qué fuerza. Qué entereza. Pero llega un punto de agotamiento fisico y emocional que se convierte en sufrimiento. Y necesitamos herramientas. Porque no es culpa suya. Ni depende de su confianza, ni del movimiento. Y tampoco es culpa de los profesionales. 

Y aquí los profesionales tenemos mucho que aportar. Porque sí, la mayoría de mujeres parirían perfectamente si las dejamos en paz y solo acompañamos. Pero algunos partos necesitan más. 

Y cuando sabes mirar, sabes interpretar, es blanco y en botella. 
Parto eterno que no progresa. Bebé que de vez en cuando decelera. Se queja. Dilatación lentísima. Por supuesto que al bebé le falta colocarse. Y la asistencia a ese parto consiste en buscar la manera de ayudar a que el bebé se coloque mejor. Dando tiempos. Cuidando a la madre y al bebé. Quitar ese dolor ya insostenible. Pensar cómo ayudar al bebé a recolocarse. A veces lo conseguiremos y otras no. Pero  las mujeres tienen respuestas, herramientas. Y esto es también parte de nuestro trabajo, partear. Y cuando se oía la palabra cesárea desde hacia rato, hay un parto normal, cansado, pero luchado, satisfactorio. 

Y si al final hace falta instrumentar o ir a cesárea, bienvenida y necesaria será. Y todos sabremos por qué. Y a veces elaborar el duelo de un parto difícil, será más fácil. 

Muchos partos son fáciles. Rápidos. En la misma guardia acompañamos 2 partos de coser y cantar. Y también 2 partos de trabajar y trabajar, de intervenir con cabeza. Y el resultado en los 4, fue maravilloso. Satisfacción para todos❤️. 

Hay partos muuuuy fáciles. Y hay partos muuuuy duros.
#biomecanicaintraparto
Marina Rinaldi Doula

Quieres mas información?

No dudes en ponerte en contacto conmigo!

628 825 355

info@marinarinaldidoula.com

Facebook

Instagram